La erosión de la confianza

desarrollo-inmobiliario-o-construccin-de-tejido-social-1441400743
Desde el estado más primitivo del hombre, la estabilidad y sostenibilidad de nuestra sociedad se basa en la confianza, que es una amalgama invisible que nos permite prosperar con base en un orden social planificado, lograr cohesión y cooperación entre un número muy grande de personas. Por el contrario, la desconfianza acaba con el pacto social.

Estamos en tiempos donde la confianza en las instituciones y los líderes se está perdiendo. Estamos en la era de la post verdad, donde los argumentos carecen de valor y las personas privilegian las emociones fugaces para tomar decisiones. Este hecho es muy peligroso.

El informe presentado por Latinobarómetro (1995-2015) que mide los índices de confianza en América Latina, concluyó que nuestra región es la más desconfiada del mundo, una realidad que al 2017 debe haberse incrementado con los crecientes hechos de corrupción.

Panamá está en un momento histórico para revertir esta tendencia. Los Panama Papers, el caso Odebretch y otros que se ventilan en la opinión pública, constituyen procesos que pueden llevar a nuestro país a una nueva etapa de éxitos en su vida republicana o por el contrario, dejarán un camino minado para los próximos años.

La empresa consultora Edelman, presentó en el marco del Foro Económico Mundial el “Barómetro de la Confianza 2017”. La pérdida de confianza en gobiernos, partidos políticos, instituciones, líderes, medios de comunicación, ONG y los empresarios es notable. Como dato relevante, destaca el estudio que dos tercios de los países examinados se han vuelto “desconfiados”. Sólo el 15% de la población cree que el sistema actual está funcionando, mientras que el 53% cree que no lo hace y el 32% duda entre ambas opciones.

El informe también concluye que más de tres cuartas partes de los encuestados, de todas las clases, coinciden en que el sistema está sesgado en contra de la gente común y favorece a los ricos y poderosos, mientras que cerca del 50% de la clase informada ha perdido la fe en el sistema.

En el ámbito empresarial, hay una falta de creencia en los líderes. Casi dos tercios de la población general no confía en que los líderes actuales puedan abordar los desafíos de su país. La credibilidad de los CEO’s cayó en 12 puntos este año y se ubicó en un pobre 37% a nivel mundial.

Vivimos en la sociedad de la desinformación, donde es más creíble lo que dice cualquier ignorante en Facebook o con un megáfono en una plaza que la opinión de un experto académico o técnico. Desde mi punto de vista, este hecho expone a nuestra sociedad a un caos informativo y la creación de turbas desinformadas antisistema que ganan adeptos rápidamente.

Edelman también observa el fenómeno de la desaparición del gobierno como una fuerza efectiva en el cambio de liderazgo. El gobierno es visto hoy como una institución global incompetente, corrupta y dividida, la menos fiable.

Los medios de comunicación no se escapan de esta realidad. Son vistos por el público general como organizaciones politizadas, incapaces de cumplir con sus obligaciones de información debido a las presiones económicas. Las elecciones presidenciales de Estados Unidos expusieron las costuras de CNN y FOX, por ejemplo.

Es tiempo de reconstruir el tejido social y los empresarios tienen que dar un paso adelante para dar el ejemplo y construir un mejor futuro para las próximas generaciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s