¿Liderazgo responsable y ético?. Veremos.

14845016974123

Nuestro planeta parece estar cada vez más deteriorado y la supervivencia de nuestra civilización mantiene muchas incertidumbres, a causa del cambio climático, la sobre población y la pobreza, estados frágiles, gobiernos fallidos, terrorismo y una corrupción incremental; entre otros aspectos, que dejarán una deuda económica, social, ambiental y moral muy pesada para las próximas generaciones.

Hay personas como usted y como yo que contribuimos desde nuestra posición para intentar mejorar algunos de estos temas, pero hay otras personas que tienen el poder y la capacidad en sus propias manos para tomar decisiones y llevar a cabo acciones a gran escala, que redunden en mejoras sustanciales en estos aspectos.

La próxima semana se reúnen en la ciudad de Davos líderes políticos, de organizaciones internacionales, empresariales, académicos y de medios de comunicación, para discutir algunas de estas realidades en el Foro Económico Mundial. Allí veremos si el liderazgo mundial tiene los pantalones para enfrentar con valor los fenómenos que aquejan a nuestra sociedad o si por el contrario, la esperanza de un mundo mejor puede comenzar a diluirse.

En Davos se van a reunir muchos líderes honorables, comprometidos con la sociedad y dispuestos a luchar por lograr un cambio positivo en nuestra sociedad, pero el primer paso es comenzar  llamar las cosas por su nombre. Esa costumbre de solapar con diplomacia el daño a la humanidad que han hecho dictadores asesinos y gobiernos delincuentes o evitar exponer a empresas y  sus malas prácticas de negocio tiene que acabar.

Los buenos líderes no se pueden permitir, en tiempos como estos, legitimar con un apretón de manos o un discurso compasivo este tipo de realidades ni en lo político ni en lo empresarial. Conocemos empresas corruptas disfrazadas con el manto de la responsabilidad social, bancos que han acabado con el futuro de miles de personas y manipulado las tasas para beneficio propio, que han recibido duras multas pero han dejado un daño social irreversible.

En fin, este Davos debe ser un encuentro de líderes valientes, líderes de verdad que entiendan que nuestra sociedad está en un punto de inflexión y que la moral distraída por intereses particulares es una acción tan deplorable como el delito de quien lo comete. Esa es mi expectativa de nuestros líderes en tiempos como los que vivimos.

En su tradicional conferencia de prensa informativa ofrecida el pasado 11 de enero,  voceros del Foro destacaron que la economía mundial se encuentra en una etapa crucial de cambio de los antiguos a los nuevos conductores de crecimiento, y quedó claro que el motor tradicional ya no puede apoyar la recuperación económica.

El tema seleccionado para este Foro 2017 es “Liderazgo Responsable y Receptivo”, algo que se necesita urgentemente en una sociedad que parece haber sido tomada por los chicos malos del barrio, aunque no es así. En las sesiones que se llevarán  a cabo podremos ver si la promesa del Foro para este año es una estrategia de imagen o en realidad podemos tener esperanzas de un futuro mejor.

La próximas semanas tendremos una gran cantidad de contenido para profundizar, según lo que salga de las discusiones a que haya lugar, no sólo se presenta el mapa de riesgos globales que es un buen indicador de qué tan grave está nuestra sociedad y nuestro planeta, sino también podremos hacer un análisis post mortem de los resultados del Foro y el talante de nuestros líderes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s