Integrar el valor empresarial al desarrollo social

RetornoSocial

A finales del año pasado la reconocida firma de auditoría KPMG presentó el  informe titulado A New Vision of Value, a través del cual se destaca la imperante necesidad de que las empresas comprendan mejor el valor que crean para la sociedad, con el fin de proteger y crear valor empresarial.

Las empresas enfrentan hoy desafíos en el ámbito social, ambiental y económico que requieren una aguda mirada y análisis. Por un lado la sociedad es más activa en su escrutinio hacia las empresas y su desempeño, hay más conciencia sobre los temas ambientales y sus impactos en la sociedad y crece la presión por lograr una mayor transparencia corporativa.

El informe plantea que a lo largo de la historia, la actividad económica desarrollada por las empresas ha generado grandes beneficios para la sociedad, fundamentalmente en forma de innovaciones (avances tecnológicos, por ejemplo); pero, al mismo tiempo, ha supuesto elevados costes, en forma de contaminación, declive de los ecosistemas o escasez de recursos. Ambas son lo que los economistas denominan externalidades, efectos positivos y negativos que derivan de la actividad empresarial y que no son controlados por las personas a quienes afecta.

El Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible (WBCSD por sus siglas en inglés), coincide en afirmar junto con organismos internacionales como la ONU, que las externalidades negativas se han convertido en cuestiones imposibles de ignorar a medida que la población y la riqueza mundial aumentan e impulsan el consumo.

Cada vez más compañías se están dando cuenta de que aumentando sus externalidades positivas y reduciendo las negativas consiguen incrementar sus ingresos, y reducir sus gastos y los riesgos. Esta tendencia significa que compañías de todos los sectores están comenzando a descubrir que las externalidades tienen crecientes implicaciones en la creación del valor empresarial.

En este sentido, el valor empresarial y el valor social están cada vez más conectados y se identifican tres factores principales que están reduciendo la disparidad entre crear valor empresarial y crear valor social: nuevas regulaciones y normas; la influencia creciente de las partes interesadas; y el cambio en la dinámica de los mercados motivado por mega fuerzas económicas, sociales y medioambientales.

Esta es la razón por la cual cada día nos estamos encontrando que un alto porcentaje de las resoluciones de los accionistas se centra en problemáticas sociales, ambientales y de reputación. Ante esta realidad, se está requiriendo a los miembros de la Junta que intensifiquen sus esfuerzos para comprender y gestionar de activos intangibles  de su compañía y de alguna forma alinear la creación de valor social a la creación de valor empresarial.

En el año 2010 la consultora Accenture presentó un estudio según el cual proyectaba que la sostenibilidad estaría plenamente integrada en la actividad, procesos y sistemas de las organizaciones, así como en las cadenas de suministros globales y locales. Ya han pasado 5 años y parece que vamos en la dirección correcta, aunque aún falta mucho por andar.

La sostenibilidad implica integrar el valor social y ambiental al económico y requiere una nueva visión de los modelos de negocio, un compromiso empresarial impostergable en esta era de la sostenibilidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s