Volkswagen: la crisis continúa

 

volkswagen-crisis-software-598x319

La crisis de Volkswagen parece no dar tregua a la empresa y va en camino de convertirse en uno de los mayores escándalos corporativos de la historia, comparable a la crisis del Exxon Valdez, la de BP en el Golfo de México y por qué no, la de Enron. Nuevas acusaciones y revelaciones se hacen públicas de un día a otro, mientras el escrutinio público toma mayor escala y la marca sigue perdiendo valor.

Una crisis que se inició el pasado mes de septiembre, después de que Volkswagen admitiera que durante años había alterado las pruebas de emisiones en Estados Unidos con un software ilegal, sigue un curso incierto que coloca a la compañía en una posición vulnerable.

Ya no son sólo los motores Diésel, sino también los motores a gasolina que presentan inconsistencias inexplicables en sus emisiones. La automotriz dijo esta semana que había ocultado el nivel real de consumo de combustible de unos 800.000 autos en Europa, cerca de 98 mil a gasolina; lo que implica que los vehículos afectados son más costosos de utilizar que lo que pensaban sus conductores.

A esta cifra se suman los 11 millones de vehículos alrededor del mundo que la firma ha dicho llamará a revisión.

Estos vehículos pueden circular con toda normalidad por las calles y sus usuarios pueden estar tranquilos, el daño más severo lo lleva la marca en términos financieros, de mercado y de reputación.

Las subsidiarias de Volkswagen, Audi y Porsche reciben los coletazos de la crisis y anunciaron en los Estados Unidos la suspensión de las ventas de sus modelos equipados con su motor V6 3.0 Litros diésel, un golpe más extendido a dos marcas poderosas.

En tanto, Volkswagen aún está por cuantificar la pérdida de mercado y el agujero que se producirá en sus cuentas. En términos de reputación, la marca Volkswagen tiene suficientes activos para reconstruir la percepción favorable que el público tenía sobre la marca antes de la crisis, que por demás era muy positiva tal como lo demuestra el RepTrak™ del Reputation Institute, que ubicaba a la marca alemana en las mejores posiciones del ranking global de reputación empresarial.

La perspectiva financiera tiene valoraciones positivas para algunos expertos, mientras que para otros analistas el futuro es oscuro con opción a quiebra.

Para algunos, la empresa tiene suficiente liquidez para afrontar la crisis. El director financiero de la compañía, ha dicho que la empresa cuenta con una caja neta industrial de 27.800 millones de euros al cierre del tercer trimestre del año, de la que requiere unos 10.000 millones para el mantenimiento de su negocio.

Sin embargo, la duda está en la capacidad de la empresa para afrontar el pago de la mitad de su deuda de más de 68 mil millones de euros, ya que un 50% de ese monto (34 mil millones de euros) los tiene ejecutar en los próximos dos años, sumados a los costos de la crisis, demandas y lo que usted quiera agregar.

Sin duda estamos ante un tema apasionante y una crisis que dará mucho de qué hablar y escribir para la literatura corporativa de los próximos años. La crisis avanza y con ella nuevas revelaciones como una novela de Delia Fiallo, para algunos más parecida a una serie de suspenso de Alfred Hitchcock y para otros un realismo mágico al mejor estilo de García Márquez.

Y pensar que todo esto empezó por la moral distraída de un torpe ejecutivo que pensó que era más astuto que el resto del mundo.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s