La reputación de la FIFA

 

fifa

Mientras transcurre el mundial de fútbol con la pasión que este evento global conlleva, muchas personas en todo el planeta se comienzan a cuestionar si la FIFA como ente rector del deporte más popular del mundo, actúa con la transparencia debida. Estas dudas no son nuevas pero se renuevan cada día con mayor fuerza.

Para empezar, en los últimos 40 años apenas dos personas han ocupado la presidencia de la FIFA, ellos son Joao Havelange y Joseph Blatter. Por aquí algo no está funcionando como se exige en nuestros tiempos y las “roscas” no invitan a pensar bien.

Es claro que la FIFA se rige por estructuras de poder arcaicas, poco transparentes en su toma de decisiones. La teoría de gobierno corporativo que aplica a todas las organizaciones del mundo debería aplicar con mayor énfasis en la FIFA, porque el fútbol es un activo del planeta, de cada ciudadano de la tierra.|

Denuncias van y vienen y la última tiene que ver con la sede del mundial en 2022 en Qatar. Documentos difundidos por “The Sunday Times” revelan que el exdirectivo de la FIFA Mohamed ben Hammam, de origen catarí, efectuó pagos por 5 millones de dólares (3,7 millones de euros) a directivos de fútbol africanos a fin de comprar el Mundial de 2022 para Qatar.

También hay serias dudas sobre el arbitraje, la desmedida imposición de la FIFA de dar la espalda a la tecnología, en un mundo lleno de gadgets para fomentar la transparencia y justicia en el deporte o la equidad en las sanciones a los futbolistas que han cometido una falta.

Esta semana el reconocido periodista Andrés Oppenheimer dedicó su programa en CNN a la corrupción en la FIFA.  Entre las conclusiones cabe destacar que las crecientes señales de corrupción y los partidos arreglados amenazan la integridad del juego.

En 2011 Transparencia Internacional entregó a la FIFA el informe a la FIFA titulado “en buenas manos: fomentar la integridad y la transparencia en la FIFA”, el cual recogió diversas recomendaciones sobre la gobernanza corporativa y el cumplimiento en la entidad rectora del fútbol mundial. El Presidente de la FIFA, quien acogió con beneplácito el documento reafirmó en que la FIFA ha renovado el compromiso de mejorar su organización, centrándose en incrementar la transparencia de sus actividades y no tolerando en absoluto ninguna forma de corrupción. Han pasado 3 años y hay pocas señales de cambio.

Un nuevo informe presentado este año titulado “es hora de hacer cambios”, pide a la FIFA que investigue las acusaciones de corrupción que la han rodeado durante varios años. Según Transparencia Internacional, la FIFA debe hacer al menos tres cosas: publicar el texto completo de sus investigaciones sobre la selección de las sedes de los mundiales del 2018 y 2022; establecer límites temporales a la reelección de sus presidentes, incluyendo a Blatter; y designar miembros externos en su comité ejecutivo.

La reputación de la FIFA está en juego, su liderazgo es cuestionado, la duda sobre los arreglos en los partidos persiste mientras cada día más fanáticos exigen transparencia y respeto al deporte que tanto aman. Esperemos a que amanezca y veremos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s