El futuro de la Reputación Corporativa

ba-banner-578

 

La semana pasada se llevó a cabo en Miami la décimo octava edición de la Conferencia Internacional de Reputación Corporativa que anualmente organiza el Reputation Institute.

Sin duda, uno de los mayores retos que tienen las empresas en la actualidad es desarrollar los activos intangibles como un factor estratégico para los negocios. Entre las principales conclusiones del foro vale destacar que en la realidad actual es fundamental trabajar los valores y la reputación de las organizaciones para conseguir las licencias necesarias para operar.

Vivimos en una era de negocios en la cual es clave entender qué es la reputación y la necesidad de medir y demostrar su retorno. Las complejidades del entorno actual en material social, ambiental, económica y regulatoria por sólo citar algunos de los factores de mayor riesgo para las empresas, exige  gestionar los riesgos de la pérdida de reputación como parte de la estrategia de las organizaciones, para poder construir marcas fuertes con reputaciones sólidas que sirvan como ventaja competitiva en los mercados globales. De hecho, un dato relevante es que 60% de las recomendaciones son acerca de la compañía, no de sus productos.

La reputación corporativa influye, de forma directa, en la cuenta de resultados de una empresa y también es una fortaleza para afrontar situaciones de crisis. Por ello, saber gestionar y medir adecuadamente este factor intangible adquiere mayor relevancia en momentos de incertidumbre económica.

Los factores que nos ayudan a medir la reputación de una empresa son: la percepción de los grupos de interés sobre el producto que ofrece la empresa, valorar si la empresa y lo que ofrece constituye una oferta innovadora, conocer si es una empresa admirada por sus públicos y constituye un buen lugar para trabajar, si es percibida como ética e integra en su gestión, si cuenta con un liderazgo reconocido en lo que hace, si es activa es responsabilidad social y ambiental y si demuestra solidez financiera.  A través de la medición de estos aspectos de puede inferir cuál es la reputación de una empresa y sus áreas de oportunidad o mejora.

Durante la conferencia también se presentó el estudio Reputation Leaders Study 2014 el cual arrojó los siguientes resultados: 1. El mundo es cada vez más complejo y esto afecta a todas las relaciones de las organizaciones con sus grupos de interés 2. Se está produciendo un cambio de perspectiva: la reputación ya no es reporte, es estrategia. 3. Estamos en un momento en el cual los líderes de este cambio necesitan de nuevas competencias. 4. Aún encontramos que existe una falta de liderazgo en materia de reputación.

Adicionalmente, el 65% de los entrevistados afirmó que la reputación es una prioridad para el CEO y el 78% sostiene que las empresas viven en la economía de la reputación, pero aún sus organizaciones no disponen de funciones transversales que hagan romper los silos y poder gestionar de forma más óptima la reputación.

La construcción de la reputación tiene una alta carga emocional y una vez que la conexión emocional se establece con el cliente, se puede entonces contar son su lealtad y esto constituye un buen negocio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s