Reportar el desempeño

 

Reportar el desempeño corporativo forma parte de un modelo de negocios basado en la creación de valor y de una cultura empresarial orientada a la transparencia.

Cada vez más y con mayor entusiasmo los grupos de interés esperan que las empresas compartan información sobre su actividad productiva y comuniquen de forma oportuna no sólo aquello que hacen (su oferta comercial, productos y servicios) sino también como lo hacen (su desempeño social, ambiental).

El reciente informe de KMPG titulado “International Survey of Corporate Responsability Reporting” destaca que las empresas están cada vez más conscientes de la importancia de reportar su desempeño. En la actualidad casi la totalidad de las empresas incluidas en el ranking Global Fortune 250 publica información sobre sus responsabilidades corporativas. La publicación de este tipo de informes en sectores como el farmacéutico, consumo masivo o construcción se ha duplicado desde la última edición de este estudio realizado por KPMG en 2008.

Otro dato relevante que ofrece el estudio es que entre las 100 compañías más grandes de cada país analizado, la información reportada sobre sostenibilidad ha aumentado en un 11 por ciento con respecto a 2008 hasta alcanzar un 64 por ciento general, siendo los países en desarrollo los que han experimentado un crecimiento más rápido. 

Un aspecto que merece especial atención es la relación de la sostenibilidad y el modelo de negocios. Un esfuerzo estratégico para alinear ambos componentes permitirá crear valor financiero a partir del desempeño social y ambientalmente responsable. Por ello, estas prácticas deben ser un eje estratégico y no un componente subsidiario o de imagen. Hoy, el 50 por ciento de las empresas incluidas en el ranking Global Fortune 250 afirma que sus iniciativas en materia de sostenibilidad y responsabilidad social les ha reportado valor financiero.

Es importante comprender que reportar el desempeño social y ambiental de las empresas no es un ejercicio de relaciones públicas, sino más bien una práctica de transparencia, creación de valor y compromiso empresarial con su contexto, que requiere una estrategia de comunicación a un nivel y un tono distinto.

La creación de capital social para la empresa, las consultas a grupos de interés, la validación de terceros, conocer la opinión de los consumidores; entre otros aspectos, serán importantes motores para la generación de confianza y admiración, dos activos intangibles que facilitarán el desarrollo del negocio en el mercado competitivo.

José Luis Blasco, socio responsable de Cambio Climático y Sostenibilidad de KPMG, afirma que el principal reto hoy para las empresas es aumentar la calidad de la información y ganar confianza entre aquellos que leen y utilizan esta información. Hoy conocemos mejor dónde se encuentra el valor y ya existen herramientas para medirlo. La responsabilidad social corporativa ha pasado de ser un imperativo moral a un ingrediente de los modelos de gestión de éxito. El reto ahora es aumentar la fiabilidad de la información que se publica y ser capaces de integrarla mejor en el análisis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s